Como todas las cosas bonitas, la bisutería, es delicada, así que aquí van unos tips, para su mantenimiento y cuidado:

Las fornituras de metal pueden perder su brillo con el paso del tiempo, debido a factores ambientales, la luz solar, incluso el PH de la piel. Por ello, deben guardarse por separado, cada pieza individualmente, en bolsas herméticas o bien poniendo una bolsita de silica- gel. Si alguna pieza ha empezado a oscurecerse, prueba a limpiarla con un paño antideslustre.

Mantenimiento de la bisutería

En general, es bueno cuidar lo siguiente:

• No mojes tu bisutería.

• No abuses de las cremas cuando la llevas puesta, sobre todo el cuero, dado que la absorbe, ablandándose y dando de si las pulseras.

• No mezcles muchos collares en el mismo sitio, hay veces que si se juntan distintos componentes, pueden estropearse, además, ¿qué engorro cuando se enredan las cadenas, verdad?

• Guarda cada pieza en una bolsita de tela o cajita para que no estén expuestas al aire.

• Intenta no poner las piezas en contacto con líquidos tales como colonias, perfumes u otros productos, ya que podrían dañarlas. Perfúmate siempre antes de ponerte una pieza y deja pasar unos minutos antes de colocártela para que se vaya la humedad de la piel.

• No las guardes en un baño, y recuerda quitártelas antes de darte una ducha, o bañarte en la playa o en una piscina.

• La bisutería, cuando no se usa, puede empezar a coger un tono ennegrecido, así que guarda tus piezas cuando no las uses, lejos de la luz y el aire para que no se oxiden.

• Si tu bisutería de zamak se ha manchado o se le ha adherido suciedad, puedes limpiarla con un cepillo blando y bicarbonato de sodio. Las toallitas para limpiar la plata son ideales para limpiarla.